18 de mayo de 2023
Enfoque de mayo: $86,000,000 en expansión de la capacidad de nuestro centro de la Autoridad Regional de Aguas Residuales del Condado Sur
¡Hola, Gilroy!
 
Este mes, me gustaría resaltar el proyecto de expansión de la capacidad de nuestro centro galardonado de la Autoridad Regional de Aguas Residuales del Condado Sur (SCRWA). El gerente de programas de la SCRWA, Saeid Vaziry, se reunirá conmigo en la próxima Conversación y Café con la alcaldesa el sábado 3 de junio, a las 9:30 a. m. en la Sala del Concejo, donde escuchará de primera mano de qué manera esta expansión gestionará el tratamiento de las aguas residuales, el reciclaje del agua y el futuro crecimiento de nuestra comunidad. Algunas partes de este enfoque son bastante técnicas, solo para advertir a aquellos que no son expertos en tecnología como yo, pero es fascinante ver a los organismos responsables del tratamiento biológico que se lleva a cabo en tan solo 56 horas. Por lo menos, asegúrese de leer la última sección titulada El proceso de tratamiento, e incluya a sus hijos. 
 
El centro de la SCRWA es asombroso, y está a punto de serlo aún más. Únase a nosotros y comparta su entusiasmo por el buen funcionamiento, el rendimiento y los planes futuros de la SCRWA para Gilroy y Morgan Hill con el proyecto de expansión de la capacidad que está sucediendo ahora.
 
¡Nos vemos el 3 de junio!
 
Alcaldesa Marie Blankley, contadora pública
Descripción general de la alcaldesa

La SCRWA es una autoridad conjunta de las ciudades de Gilroy y Morgan Hill. Establecida en 1992, la autoridad presta servicio a ambas ciudades mediante el tratamiento de aproximadamente 2.2 mil millones de galones de aguas residuales al año y la producción de 920 millones de galones de agua reciclada al año para su uso en jardinería, agricultura, industria y otras aplicaciones. Está regida por una junta de cinco miembros compuesta por tres (3) concejales de Gilroy y dos (2) de Morgan Hill. Los costos de funcionamiento de las instalaciones de la SCRWA se comparten entre las ciudades de Gilroy y Morgan Hill, en una proporción actual de 55/45, respectivamente. El administrador de la ciudad de Gilroy, Jimmy Forbis, actúa como director general de la SCRWA. Las operaciones diarias del centro se llevan a cabo en virtud de un contrato con Jacobs, una empresa con sede en Denver que goza desde hace tiempo de una reputación ejemplar por su excelente gestión medioambiental.
 
La SCRWA se ha ganado el reconocimiento por su eficiencia y habilidad operativa, y en 2022 fue galardonada con el premio a la "Planta del año" por la Sección de la Bahía de Monterrey de la Asociación Medioambiental del Agua de California. Además, la SCRWA recibió el Premio a la Seguridad de la Planta (de 1 a 25 empleados) del Estado de California en 2007 y recibió el máximo galardón de California por la "Planta general del año" en 2018 (primer puesto) y en 2020 (segundo puesto). ¡Definitivamente, es una instalación de la que todos podemos estar orgullosos!
Acerca del gerente de Programas de la SCRWA, Saeid Vaziry
 
Saeid Vaziry ha sido un líder de programas ambientales, tanto en el sector público como en el privado, en todo el centro de California. Desde hace 18 años, aporta sus conocimientos y su liderazgo a la SCRWA y trabaja de forma continua para lograr una mayor protección del medioambiente y optimizar el dinero de los contribuyentes. Ha recibido el Premio al Logro del Año en Ingeniería, otorgado por la Asociación Ambiental del Agua de California, por haber honrado el compromiso de la SCRWA con el medioambiente al impulsar programas y proyectos que no solo se centran en un funcionamiento eficiente y eficaz, sino que lo hacen sin perder nunca de vista la necesidad de soluciones sostenibles y respetuosas con el medioambiente. El Sr. Vaziry es un ingeniero diplomado en California, cuenta con certificaciones laborales y una licenciatura en Ingeniería Civil de la Universidad Estatal de California, en Fresno. Ha trabajado en el nivel gerencial de los gobiernos locales por unos 30 años, y cuenta con 10 años más de experiencia en ingeniería en el ámbito de la consultoría privada.


 
Una instalación visionaria que equilibra tecnología y naturaleza
 
La instalación (planta) de la SCRWA de Gilroy-Morgan Hill es una planta de tratamiento de aguas residuales y recuperación de agua que funciona como modelo de eficiencia energética y rentabilidad. A medida que el valle de Santa Clara ha crecido, también lo ha hecho la planta de tratamiento. En la actualidad, la planta presta servicio a una población regional de más de 105,000 personas y se está expandiendo para satisfacer las futuras demandas asociadas con el crecimiento de nuestra comunidad. La expansión garantizará la salud y la seguridad de la región de Gilroy y Morgan Hill y preservará su medioambiente y su vitalidad económica.
 
La planta se encuentra en el extremo sureste de Gilroy. Su capacidad en 1994 era para tratar 7.5 millones de galones de aguas residuales al día (mgd). Desde entonces, se han llevado a cabo importantes mejoras hasta alcanzar una capacidad de 8,5 mgd, según la reevaluación llevada a cabo en 2009. Además, una vez finalizado el proyecto de expansión actualmente en curso, tendrá capacidad para tratar 11 millones de galones por día.
 
Para traducir estas capacidades puntuales en un promedio ponderado por la población, la planta tiene actualmente capacidad para atender a unas 83,000 personas solo en Gilroy. Después de la expansión, sustentará a una población de Gilroy de 108,000 habitantes, lo que supone un aumento del 30 %. En vista de los nuevos mandatos estatales de vivienda, también se reevaluaron los recuentos de permisos de construcción para determinar cómo el potencial crecimiento en los próximos tres a cinco años afectaría las proyecciones de flujo. La planta seguirá prestando un servicio adecuado a sus clientes de acuerdo con los planes generales de Gilroy y Morgan Hill hasta 2040.
Año récord de generación de agua reciclada
El agua reciclada es agua residual que ha sido tratada y desinfectada hasta alcanzar una calidad que permite su reprocesamiento en condiciones controladas para usos beneficiosos y seguros. La SCRWA, en colaboración con Valley Water, explota una instalación de agua reciclada en el mismo emplazamiento. La instalación de agua reciclada se expandió en 2006 a una capacidad de tratamiento confiable de 9 mgd, y en 2018 se mejoró aún más con un sistema de desinfección por luz ultravioleta, una nueva estación de bombeo e instalaciones de descarga fluvial. Las mejoras asociadas a la expansión de la planta mejorarán la calidad del agua y sustentarán la producción adicional a medida que las ciudades crecen constantemente, preservando nuestro suministro de agua potable a largo plazo.
 
La mayor parte del agua tratada se recicla en Gilroy y se utiliza en zonas del condado de Santa Clara para usos como la agricultura, el riego de campos de golf, parques urbanos, jardinería exterior, control de polvo y algunos usos industriales. En 2022, la planta produjo 917 millones de galones de agua reciclada. Es un nuevo récord para la producción de agua reciclada en la SCRWA, y alrededor de 70 millones de galones más que el récord anterior establecido en 2021.


Inversión en la infraestructura de la planta

A lo largo de las dos últimas décadas, la planta ha sufrido muchos cambios. Actualmente se está llevando a cabo una construcción importante, con el diseño de un biorreactor de membrana para garantizar que el sistema siga siendo confiable y cuente con la mejor tecnología disponible. La tecnología de membranas de vanguardia para la eliminación de nutrientes también proporciona un efluente de mayor calidad para la reutilización beneficiosa del agua.
El proyecto de $86 millones que comparten Gilroy y Morgan Hill contará con una nueva instalación de cabecera y cribado, un edificio de sólidos, biorreactores, cuencas con membrana, sopladores, instalaciones de alimentación química y almacenamiento.
Está previsto que la construcción, iniciada en 2021, concluya en 2025. Cuando esté terminada y las nuevas instalaciones estén en funcionamiento, la planta podrá tratar más agua que nunca, de los actuales 8.5 millones de galones diarios a 11 millones de galones diarios, lo que permitirá el crecimiento a largo plazo en las ciudades de Gilroy y Morgan Hill.
Hoja de ruta para una exitosa expansión de la planta
 
El enfoque de la SCRWA para expandir la capacidad de tratamiento fue muy oportuno, ya que se implementarán cambios significativos en el proceso de tratamiento actual para cumplir con los requisitos reglamentarios estatales y federales y permitir que la instalación continúe proporcionando un servicio adecuado a sus clientes y a las demandas asociadas con el futuro crecimiento de la zona de acuerdo con los Planes Generales de ambas ciudades.
 
El proyecto de expansión ha sido objeto de una evaluación exhaustiva, verificaciones y valoraciones de capacidad, junto con intensos esfuerzos de planificación, diseño e ingeniería de valor. Durante la última década, se evaluó el crecimiento de la población y el desarrollo junto con las proyecciones de flujo para las ciudades, lo que determinó que era necesaria una expansión de la capacidad para integrar el crecimiento futuro y brindar más redundancia y confiabilidad. Según las evaluaciones, la capacidad de tratamiento actual es suficiente hasta 2025/2026 aproximadamente, momento en el cual se necesitarán nuevas instalaciones. Las nuevas instalaciones están en camino de completarse en 2025 y se espera que estén en servicio para 2026.
Impacto financiero de la expansión
 
No hay financiación por parte de la SCRWA. Gilroy y Morgan Hill están financiando por separado su respectiva parte de la expansión según lo establecido en el Acuerdo de Poderes Conjuntos de la siguiente manera:
  • Gilroy: 58.1 % ($50 millones)
  • Morgan Hill: 41.9 % (36 millones)
 
Gracias a la visión de la Junta de la SCRWA de priorizar la expansión y acelerar el desarrollo del proyecto, se evitaron mayores costos de construcción diferidos y futuras incertidumbres regulatorias que podrían afectar el cronograma y el costo del proyecto. La ciudad también pudo aprovechar el momento favorable para emitir deuda y obtuvo una tasa históricamente baja.
 
En 2020, la SCRWA aprovechó una oportunidad competitiva para anunciar el proyecto y licitar la construcción y consiguió evitar los perjuicios del incremento de precios en las principales materias primas de las que depende el negocio del agua y de las aguas residuales. Estos factores incluyen la inflación, la escasez de equipos y los retrasos en los materiales, que desde entonces han afectado a otros proyectos en el Área de la Bahía y en todo California debido a la saturación del mercado de la construcción con numerosas mejoras de capital planificadas o en curso en las instalaciones de tratamiento de aguas residuales.
 
El proceso de tratamiento
 
El tratamiento de aguas residuales es un proceso ecológico que produce subproductos beneficiosos y evita que los contaminantes lleguen a nuestras aguas subterráneas, lagos y ríos. Las aguas residuales llegan a la planta de dos formas:
  • Las tuberías en Gilroy y Morgan Hill recogen los desechos de los hogares, la industria y los comercios.
  • Los residuos de los tanques sépticos en todo el sur del condado se transportan en camiones hasta la planta.
 
Ambos sistemas llevan los desechos a la estación de bombeo de influentes principales, donde pasan a través de filtros de barras de acero verticales para eliminar objetos grandes como palos, piedras, papel y trapos. A continuación, el flujo se dirige a la parte inicial del tratamiento biológico. Durante el tratamiento biológico, las aguas residuales se exponen a bacterias en fosas de aireación. Las bacterias descomponen la materia orgánica y el amoníaco, produciendo gas nitrógeno inofensivo y subproductos de biosólidos. A veces, llegan a las barras de acero objetos inesperados (por ejemplo, juguetes, monedas).
 
Todos los procesos de la planta se supervisan y controlan mediante una red informática de última generación. En terminales de control ubicados en toda la planta, los operadores pueden realizar ajustes instantáneos según sea necesario. A lo largo del proceso, se recopilan muestras que son analizadas en un laboratorio certificado por el estado en el lugar para asegurar que el agua cumpla con los estándares de salud y los niveles estrictos de descarga de contaminantes establecidos por agencias estatales y federales.
 
Dado que los desechos son un recurso natural vital para nuestras comunidades, las aguas residuales tratadas se reciclan en la comunidad y los biosólidos estabilizados se mezclan con residuos verdes y se compostan para su reutilización beneficiosa. Muchos de los procesos de tratamiento en la planta imitan cómo la naturaleza purifica el agua, pero de manera acelerada. Solo se necesitan 56 horas desde que las aguas residuales sin tratar llegan a la instalación hasta que se tratan y se descargan de manera segura. ¡Los organismos en el tratamiento biológico son fascinantes! Los tardígrados se alimentan de otros microbios y son un indicador de un tratamiento secundario saludable. Las espiroquetas comen de todo, incluso materiales peligrosos. 
 
Para concluir, a continuación se muestran algunas imágenes de los fascinantes y trabajadores organismos que se pueden encontrar en la planta.
Oso de agua (tardígrado)
Ciliados pedunculados (grupo)